EXCURSIÓN A ROTA (CÁDIZ)

Día 25 de marzo de 2017

Con visita a la Base Naval

BASE NAVAL DE ROTA Y VISITA A LA CARTUJA DE JEREZ
 

Introducción a la Base Naval de Rota.-
     
Nos explica nuestro compañero Miguel Simón: España en el periodo posterior a la guerra civil tiene grandes dificultades; los americanos en los años 50, en plena guerra fría, están muy interesados en que España participe en la defensa de Europa, y en la vigilancia del Mediterráneo (con los B47 americanos se vigilaban los temidos submarinos rusos "Tovarich"); proponen a España el instalar cuatro bases militares de uso conjunto: Rota, Morón, Torrejón, y Zaragoza y el disponer de un oleoducto desde Rota a Zaragoza, además de 40 puntos de radares de seguimiento a lo largo del territorio español.
      En 1953 se firmaron los acuerdos, en la actualidad, con las mejoras tecnológicas, no es necesaria tanta presencia física, en los años 70 España estaba muy interesada que esos pactos se canalizaran de forma internacional y no solo entre España y USA.
      En los años 80 se cambiaron los contenidos del acuerdo y hoy España es soberana sobre esas instalaciones.
      En el caso de la Base de Rota se dotan 2.400 hectáreas, de las que el ejército americano utiliza 2000 hectáreas, La base actualmente es de control de la Armada; existen otras bases navales en nuestro territorio: Ferrol (base de las fragatas F100), Cartagena (submarinos e infantería de marina); San Fernando (atraque de las flotas del Mediterráneo); la Base de Rota cuenta con "poblados" (viviendas) tanto para el personal español como americano; dotaciones de asistencia técnica para los equipamientos navales, aéreos y de inteligencia). Recientemente la Base de Rota ha tomado mucha importancia por ser clave en la defensa antimisiles de los países de la OTAN.
      En la base trabajan entre militares y civiles, unas 7000 personas; vimos el autocine, semáforos colgados sin necesidad de báculos, existen dos explanadas impresionantes en el interior de la base y son para instalar carpas y convertir estos espacios en pequeñas ciudades (se usaron durante los momentos más intensos de la guerra con Irak y la necesidad del traslado de tropas).
      Vamos a visitar el porta-aeronaves Juan Carlos I, L61 (estas últimas siglas son por sus características de transporte de tropas de infantería de marina).
     Ha desarrollado misiones de colaboración y de paz; ha tenido presencia en distintas misiones de maniobras y ha sido clave en la normalización del golfo de Aden (Somalia) donde hay intereses españoles de tráfico marítimo. Por las características de sus turbinas [turbina de gas de 19,75 MW y dos generadores diesel de 7,86 MW.] podría haber potabilizado agua para toda la población de Haití. Tiene capacidad para suministrar agua y energía eléctrica a una gran cantidad de población tras una desastre natural. Su capacidad bélica la determina la flota aeronaval [aviones Harrier y helicópteros de lucha antisubmarina].
      Hasta la llegada al muelle de atraque del buque Juan Carlos I y dentro de los espacios de la base, pudimos comprobar instalaciones del oleoducto, de los arsenales bajo tierra, de los edificios de control, (tanto éstos como los menos estratégicos, todos numerados), las distintas torres de seguimiento, el impresionante edificio de la central eléctrica autónoma.

Visita al buque LHD Juan Carlos I .

(LHD: responde a las siglas Loading Helicopters Dock). Nomenclatura norteamericana para buques de esta tipología "multipropósito".

      Entramos por la rampa de acceso al Dique; el grupo de compañeros de ASCUAS, nos dividimos en dos grupos, uno acompañó a la capitán de intendencia Elena Andújar y otro al Alférez Arce y el marinero Fernández,
     Dique (es para carga pesada [carros de combate y vehículos anfibios], al fondo, hay una parte inundable para recoger lanchas; existe una rampa de transferencia para subir desde el Dique al Hangar [aquí se guardan las aeronaves], al fondo de este nivel están las dependencias para un máximo de 1.200 soldados La carga de los vehículos se hace por los laterales del buque (por las puertas por donde accedió nuestro grupo).
      Se construyó en 2008, el buque es de 232 metros de eslora y 27.000 TM de desplazamiento; es un buque multipropósito (en la placa del propio buque aparece como portaaeronaves de asalto anfibio). Puede trasportar efectivos hasta 1200 militares, asimismo, por sus sistemas de compuertas puede contener barcazas de desembarco [existe un dique inundable trasero] y en su hangar pueden subir desde el Dique vehículos terrestres [carros de combate y otros vehículos acorazados] y anfibios; pero el Hangar es el lugar habitual de las aeronaves [aviones [Harrier y helicópteros [HN 90, Chinook].

      Ha hecho travesías a Turquía, Líbano y Egipto; tiene una dotación mínima de 260 militares (50 son mujeres), la media de edad de la tripulación está en torno a 35 años; el origen de la tripulación es de todas las regiones españolas (incluso algunos militares extranjeros con ascendencia de familias españolas).

      Alguien dijo que este buque es una "miniEspaña" y puede llegar a necesitar hasta 300 personas de tripulación. Aún no ha participado en misiones de guerra: Es el buque de mayor envergadura de nuestra armada, lleva solo seis años construido (Ferrol). Emplea una versión mejorada de propulsión diesel-eléctrica. Su planta motriz es una turbina de gas de 19,75 MW y dos generadores diesel de 7,86 MW. Cuenta con dos POD de 11 MW cada uno con dos hélices de palas fijas de ø4,5 m.

     Su autonomía es de 9.000 millas a 15 nudos. Su velocidad máxima sostenida es de 19,5 nudos en operaciones anfibias y de 21 nudos en operaciones aéreas. Su factor más vulnerable son los torpedos por la maniobrabilidad que exige para esquivarlos. Consume unos 4.000 L de combustible a la hora. Suele ir escoltado con dos o cuatro fragatas.

      En caso de intervención se reúne al equipo de pilotos en la sala de "briefing" (reunión técnica) para una primera información meteorológica (si hay muy mal tiempo no pueden salir los aviones); posteriormente se ha ce un "briefing" aeronáutico y, por último, un briefing de misión.

      Vimos un video demostrativo de las posibilidades del buque: entrando y saliendo las barcazas y lanchas de desembarco, tomas de pista de los helicópteros V22 Osprey (con rotor móvil), helicópteros Sea King, aviones Harrier; desplazamientos desde el dique de vehículos anfibios.

      Se nos presentó como la Armada moderna que vela por nuestro país: "nuestra Armada" dijo el oficial (me pareció emotivo que se pudiera expresar con esa naturalidad el sentimiento de algo tan importante, probablemente, en otros tiempos no se valoraría el hecho de que un empleado público manifestara su sentido de servicio y pertenencia, me resultó entrañable).

      Recorrimos los distintos puentes de mando, con indicación de las funciones de los responsables de navegación, logística, operaciones anfibias, operaciones aéreas, etc. Se nos explicó que cuando hay mala mar, el buque dispone de unas aletas estabilizadoras para que las aeronaves puedan tomar la cubierta.

      Visitamos las torres (puestos de control equivalentes a las torres de control que existen en tierra).

      Los puestos de decisión son el jefe de vuelo y el oficial de vuelo ( para el caso de los Harrier. Hay una tercera persona por su complejidad de salida o de toma). El hijo de Paco Simois tuvo la pregunta genial ¿qué hace usted cuando salga de aquí? Y la respuesta todavía más simpática ¡¡explicar buques de guerra ¡!.

      Se nos aclaró que en casos de navegación por mares como el de Guinea las necesidades de los filtros del motor sin mucho más elevadas (por la composición de las aguas) [15 al día], mientras que en el Mediterráneo es suficiente con uno cada 15 días.

      En el Hangar caben hasta 9 aviones Harrier [se da la curiosidad que el propio Hangar tiene su propia torre de control]. Se nos destacó la importancia de los talleres (capacidad de hacer cierto tipos de piezas sin necesidad de esperar el repuesto).

Vimos los depósitos de combustible adicionales de los Harrier (parecían torpedos).

      Se nos explicó la dotación de "vehículos amarillos" para los desplazamientos de las aeronaves por dentro del hangar.

      A la pregunta de si el personal recibe formación específica de combate, hubo un sentimiento de contrariedad por parte del oficial, por presuponer alguien que no estábamos en un buque de guerra, Se nos aclaró (me aclararon) que todo barco que lleve armas es un buque y en el Juan Carlos I las armas son los aviones para operaciones de respuesta o defensa (independientemente disponen de ciertos misiles y de ametralladoras).

      Nos quedamos todos admirados del equipamiento hospitalario de este buque ¡¡¡al nivel de un hospital de una población de 30.000 personas ¡! (teniendo en cuenta que actuaría como hospital de campaña). Estando en alta mar recibe todos los casos complicados que se dan en la flota (entre la tripulación se mantiene la broma que si pasas de la primera puerta [con una sala de curar convencional] es que lo que te pasa es algo chungo].

       Cuenta el Alférez Arce la anécdota de ese barco que le llamaban la "Hormiga atómica" que era tan vulnerable que el único sitio donde podía impactar un torpedo y no estallar era en el ancla. Otras anécdotas y curiosidades: las pintas blancas del suelo (sobre un fondo azul) es para no marearse; el acolchado de cierto tramo de paredes es que se trataba de material ignífugo; los buques de la Armada española llevan en la proa el pendón de Castilla (con los reinos de Castilla León, Navarra y Aragón).

       Nos volvimos a encontrar los dos grupos en el Dique, nos hicimos una foto de grupo con nuestros extraordinarios y atentos informantes y nos despedimos con una sensación muy favorable de haber disfrutado de un resultado de alta vanguardia de la tecnología naval española. (Las empresas más significativas por parte española, han sido Navantia, Indra, GMV, Sainsel, Tecnobit) y por parte extranjera ( General Electric, Mac Donell Douglas y Siemens).

       Estuvimos almorzando todos juntos en uno de los comedores de la Base Naval. Disfrutamos de un exquisito arroz con choco, carrilleras con patatas fritas y torrijas.

       Posteriormente fuimos a visitar los hangares de las escuadrillas de la Armada con base en Rota: 5ª Escuadrilla, 10 helicópteros SeaKing para transportar 15 infantes de marina cada uno; 10ª Escuadrilla, 12 helicópteros Sykorsky SH 60 Seahawk de lucha antisubmarina; 9ª escuadrilla 12 aviones Harrier en activo (con tecnología americana) protección aérea de la flota, apoyo aéreo cercano a la Infantería de Marina, supresión de defensas y reconocimiento; 4ª Escuadrilla 5 aviones Cessna para misiones Vip.

      Vamos hasta el taller de mantenimiento de los aviones Harrier. Nos explica el teniente de navío Santiago Touriño, que pertenece a la 9ª escuadrilla, que existen 12 aviones en activo (los americanos están desarrollando un nuevo modelo: el F35).

      El Harrier (aguilucho) tiene la ventaja de poder quedarse quieto o volar hacia atrás, como los helicópteros, gracias a sus toberas móviles; gira hasta 100º con respecto a la posición horizontal de las mismas. El principio de su vuelo es por el motor y no por el flujo del aire. Es una avión de ataque terrestre, es para soltar bombas, no es para ataque aéreo.

       Son cazas. Sus alas no son delgadas y largas, son lo contrario: anchas y cortas; se utiliza sobre todo para colaboración con los infantes de marina; soltar bombas de apoyo a tierra; los otros aviones vuelan tan alto y tan deprisa que no son tan precisos.

      Los Harrier son complementarios a los marines y los carros de combate. Utilizan unas ojivas que son tanques de combustible. Tienen un sistema de visón con cámaras de infrarrojos que permiten ver muy nítido a 20.000 pies, Es muy importante la preparación y formación del equipo de pilotaje, asistencia, logística, mantenimiento y operaciones (en total más de 15 personas están vinculadas a cada aparato). Puede llevar hasta 4 misiles; permite el abastecimiento en vuelo (es una maniobra muy compleja porque la "lanza" [elemento que enlaza con la pértiga de llenado] queda a un lado y no se tiene visión directa.

      El capitán explica que en actividad de piloto, en la preparación, se va pasando del miedo a la satisfacción "al volar te vuelves tonto, te das cuenta que al principio no coordinas. Si hay un vuelo de combate demandante tienes que tener en cuenta muchos aspectos.

      Afortunadamente, (y por temas de coste) los simuladores son el 50% del aprendizaje, cada piloto se especializa en un tipo de aparato"; hay unas 150 personas en el total de la escuadrilla para 12 aviones en activo. El Harrier no alcanza el match 1 (velocidad del sonido) Llega a los 600 nudos: unos 1.000 kilómetros por hora. Las maniobras más difíciles son la toma en vertical en el portaaeronaves con mal tiempo y repostar en vuelo.

      Inicialmente la tecnología del Harrier era inglesa, pero le vendieron la patente a los americanos y ahora están desarrollando los F35 de despegue vertical. Con el F35 el pilotaje es dirigido por sistemas de aviónica. Los Harrier son los últimos aparatos pilotados íntegramente de forma manual. 

      A partir de ahora más de un 30% del pilotaje es automático.

     Nos despedimos de la Base Naval de Rota con la impresión de haber aprendido bastantes conocimientos.

      En el camino hasta la Cartuja de Jerez vimos el Cerro San Cristóbal Antiguas canteras "catedral hueca", durante un tiempo fueron polvorines ( la piedra no es de muy buena calidad).
 

Cartuja de Jerez.-

      Es el conjunto monumental de mayor valor artístico de la provincia de Cádiz. Su estilo arquitectónico inicial se corresponde con el gótico tardío y data del siglo XV. Son de gran interés su portada renacentista, obra de Andrés de Ribera, así como la Capilla de Santa María de la Defensión. La sillería del coro y el retablo mayor, realizado por Juan de Oviedo de la Bandera (1565-1625) que lo realizó para la iglesia de la Merced (Sanlúcar de Barrameda) de donde vino en 1960.

      Al entrar en el templo, fue una sorpresa para muchos de nosotros, el escuchar cantar a unas monjas. Eran unos rezos muy cadenciosos que se prestaban al recogimiento. Estas monjas son de la Comunidad de Belén, de la Asunción de la Virgen y de San Bruno.

      Parece ser que conservan algunas costumbres de la iglesia ortodoxa (hacían una inclinación hasta tocarse el vientre y otra, más pronunciada, hasta tocarse los pies). Había una imagen principal delante del retablo que era un icono bizantino.
      Las religiosas son de clausura y trabajan en figuras religiosas en piedra dolomita, madera y marfilina; iconos, medallas, crucifijos, velas y cerámica pintada a mano.

 

Comentarista: Tertuliano Dos.

 

REPORTAJE
BASE NAVAL

Reportero Juan Carrasco

Reportero Francisco de Paula Repetto

CARTUJA DE JEREZ

Reportero; Juan Carrasco

Reportero: Francisco  de Paula Repetto

DEL ANUNCIO

y

al Portaaviones Juan Carlos I



Desplazamiento en autobús privado
Pendiente señalar hora y lugar de salida.
Posibilidad de desayuno en ruta.
Se almorzará en la propia Base, pendiente fijar menú.

a la principal       al tablón