TERTULIA MARZO 2018
DÍA 5 A LAS 20:00H

REPORTAJE

Reportero: Francisco de Paula Repetto


COMENTARIOS


DE LA TERTULIA

Lunes 5-3-18 (TERT) EL COLOR DE LOS ANGELES / Eva Díaz Pérez / Empezó sus novelas históricas con Memorias de Ceniza (del siglo XVI) , después continuó con Hijos del Mediodía y El Club de la Memoria (del siglo XX), también con la galería de temas europeos (Verdún y Adriático), piensa que la literatura también cuenta nuestra época, le interesaba recoger el siglo XVII, la Sevilla ya en decadencia; buscó textos novelados sobre Murillo y encontró algo de Andersen y una obra de teatro, algo menor, entonces decidió hacer una obra novelada sobre Murillo; se llevó tres años de investigación, ha quedado fascinada, tenia al pintor encasillado (en su faceta de pintura religiosa).

Había bastantes lagunas y ahí entraba sus posibilidades de fabulación; teníamos una visión de Murillo exclusivamente como pintor religioso, el gran pintor de la Contrareforma, pero no era tenebroso, no hacia una pintura de castigo, crea una religión cercana, (Sagrada Familia), tuvo mucha popularidad, trasmitía alivio, consuelo (en una época de guerras, miseria y calamidades).

Era una pintura vivificadora, amable, cercana; fue muy reiterado y mal reproducido; pero también pintó escenas de la calle "pintura al instante".

En España no estuvieron tan bien vistas, en Flandes si. Pacheco y Carducho en sus manuales doctrinales no recomendaban ese tipo de pintura.

El origen de este tipo de pintura de calle eran los mercaderes de Flandes y otras regiones europeas afincados en Sevilla, la mayor parte de esa pintura sale de Sevilla, para estos clientes fue el gran pintor de lo profano.

Dentro de la novela histórica hay muchas novelas sobre pintores. Hay casi un subgénero de la novela de pintores.

El reto para la autora fue escribir sobre la vida normal, quiso fabular y ponerla no tan normal; aparentemente hizo esa vida normal, se casa con Beatriz, se mueren tres de sus hijos (en cuestión de semanas) y Eva dice que investigó esa etapa de su pintura, intuía que tenia que haber una diferencia con su obra anterior y posterior, le confirmó sus sospechas la obra "Sagrada Cena " (Santa Maria La Blanca) esa obra, realizada tras la muerte de sus hijos, es más lúgubre. Sin embargo en otras obras posteriores "Santa Ana enseñando a leer a la Virgen" ya se intuye un retrato familiar, de su propia estabilidad y felicidad familiar. La autora ha imaginado que Beatriz recorre las iglesias buscando a sus hijos reflejados en las obras del marido. Hay ejemplos de pintores que pintan a su familia.

Ha querido reflejar la Sevilla llena de sombras, con delitos de un submundo fruto de los intereses, la falta de moral, la Sevilla miserable.

Eva Díaz ha tenido una gran base documental sobre Sevilla y sobre Murillo. Se ha apoyado mucho en la investigadora Manuela Mena, que analizó sus dibujos, en todas sus etapas, al inicio mostraba dudas, en la madurez mostraba seguridad y finalmente, sus dibujos eran casi esquemas . Tenía fama, recibió la propuesta de ser pintor de cámara de Carlos II, pero lo rechazó.

Las crónicas de la época son muy vagas, muy superficiales Eva ha disfrutado muchísimo con su investigación. De su imaginación ha salido el encuentro con Velázquez (no está documentado este hecho, no está probado). Quiso hacer un homenaje a Sevilla incorporando las lozas de Triana en el capítulo de la cena en casa del pintor sevillano que estaba afincado en la corte como Aposentador.

Se estudió el incorporar imágenes de los cuadros a la novela, pero finalmente la editorial Planeta no lo consideró. Estaba previsto hacer coincidir la edición del libro con la proyección del documental "Oxido y Oro", del productor Gervasio Iglesias, reproduciendo escenas a partir de dibujos.

La autora quiso reflejar la lucha interior, quería romper con la visión plana. Pensaba que dentro de Murillo tenía que haber una inspiración y una genialidad La trama policiaca o de suspense se la imaginó a raíz de reflexionar sobre la rigidez de la época que contaba con un tratado pictórico de cómo no había que pintar a los ángeles. Pensó que Murillo tuvo que tantear caminos nuevos. Arriesgó muchísimo. Creó un referente que si gustaba, y no era perseguido aunque se enfrentó a ciertos encargos que no eran normales.

La visión de Inglaterra sobre Murillo no es la del pintor religioso, sino la del pintor de niños. También en Alemania. Pero allí también llamaba la atención lo religioso. El discípulo es inventado, lo necesitaba, la autora, para poder fabular.

Murillo se anticipa al rococó En Inglaterra hay una corriente pictórica (Fancy Boys) inspirada por los ángeles de Murillo.

Produce extrañeza que en el resto de España no se haya celebrado nada.

Hay una parte muy interesante del libro que corresponde con los aspectos de los colores, las técnicas. Se quiso hacer en la Casa de Murillo una reproducción de su obrador.

La autora se documenta con frecuencia de los inventarios de bienes de difuntos.

Se van a hacer rutas por Sevilla con los capítulos de la novela; la autora considera que escribir sobre un artista abre un abanico de posibilidades muy grande Al poder hacer ficción ese aspecto se multiplica a muchos más matices.

En el turno de preguntas se consulta con la autora aspectos de la verdadera trascendencia de su obra, en relación con otros artistas como Velázquez, considerándose a este un genio y no a Murillo. Destacándose que efectivamente atendía desde un punto de vista comercial a gustos muy diferentes

La escritora se reafirma que tras su investigación ha cambiado su percepción sobre la no trascendencia de este importante pintor sevillano Se le pregunta por el recurso de los delfines en el Guadalquivir y Eva Díaz Pérez explicó que fue un guiño a Machado que recoge una anécdota de cómo sus padres se conocieron cuando la ciudad se trasladó al río a ir a ver el acontecimiento de unos delfines por el río

Cronista: Tertuliano Dos


DEL LIBRO

Domingo 4-3-18 (LIBRO) EL COLOR DE LOS ANGELES / EVA DIAZ PEREZ /

l [POR DESARROLLAR) La vida y obra de Murillo, dentro de una novela policiaca,

Un primer bloque de evocaciones a la que la autora llama VELADURAS sus estudios de los colores, su padre cirujano barbero, caída de un andamio y recuerdos de su trayectoria artística, las desgracias de Sevilla (riadas), Sevilla y su río, los lugares pecaminosos.Su amor Beatriz. Los lugares del pecado Su estudio (obrador). Sus dudas,

La Inquisición, los condenados (buscando inspiración), fiesta campestre La llegada de la peste; remedios tradicionales, muerte de sus hijos, pintándolos para tener el recuerdo.

NATURALEZAS MUERTAS Madrid y Velázquez, camaradería y buenos consejos. La vida sigue a pesar de las desgracias de perder a los hijos; la Academia de pintura, los marineros y sus discípulos, la muerte de Beatriz, los barrios y sus olores, echando de menos a su mujer, Juan de Santiago, hijo de sus esclava;

CLAROSCUROS, nobles y toros, los malos negocios truculentos, autorretrato, la fiesta en la Casa del Duque, los nobles y sus gustos estéticos "desviados" , lo prohibido, sus servidores Rodrigo y Juan, entrando en negocios no permitidos y peligrosos. La relación inexistente entre el Duque y la Duquesa. Los mozos galantes (al gusto de los señores). La Caridad, Miguel de Mañara y Valdés Leal; Nobles con apetencias El pintor buscando modelos, sus colaboradores en entredicho moral, Rodrigo caído en desgracia y muerto y Juan, azotado, Reflexiones del artista y lo silencios de sus cuadros

Exégeta: Tertuliano Dos.


a la principal    al tablón


INVITACIÓN

CARTEL ANUNCIADOR
 


 

a la principal    al tablón